Mónica Latasa Sanz acaba de publicar un libro escrito en español dirigido a la preparación del HSK3:  «Manual para la preparación del examen de lengua china HSK3» En  Aprende Chino Hoy nos gusta estar al tanto de las publicaciones que se producen en el mercado español, por eso, hemos entrevistado a su autora.

manual-para-la-preparacion

  «He intentado que el contacto con las 600 palabras nuevas del nivel HSK3 sea gradual, que vayan apareciendo de manera repetida primero en frases sencillas, luego en textos que incluyen palabras de varias tablas hasta terminar en frases y textos que pueden incluir cualquier palabra de la lista.»
monica-latasa05
 
Licenciada  en Filología inglesa con subespecialización en Filología Alemana  por la UCM de Madrid. Profesora de piano por el Conservatorio profesional Teresa Berganza de Madrid. He sido profesora visitante en Alemania varios años, impartiendo español, inglés y música. Actualmente trabaja de asesora en el CEP de Huelva, dentro del ámbito lingüístico de Secundaria, en áreas como el plurilingüismo, los programas europeos y la enseñanza AICLE.
 
 
 
¿Qué es lo que te empujó a escribir «Manual para la preparación del examen de lengua china HSK3»?
Lo que me decidió a escribir el libro fue el deseo de solventar de alguna forma la carencia de materiales de este tipo en el mercado editorial actual. Cuando me decidí a preparar el examen HSK3 me di cuenta de que una persona motivada para prepararlo por su cuenta no contaba con recursos publicados para hacerlo. Este libro es un material útil para ello y me apetecía compartirlo con personas que se encuentran en la situación que viví yo para poder ayudarles.
¿Cómo puede usar tu libro un autodidacta?
Por una parte puede traducir tanto las frases como los textos que incluyo en el libro, con la idea de encontrarse en muchos ejercicios las palabras imprescindibles en este nivel y normalizar su uso, huyendo de la tediosa manera de aprender vocabulario a base de leer listas de palabras sin un contexto. Además se puede  «jugar» con los temas propuestos, escribiendo nuevos textos con la misma estructura pero cambiando el vocabulario: en lugar de hablar sobre mi libro favorito o mi animal favorito, (textos incluidos en el libro) ¿por qué no hablar de mi película favorita, tan solo cambiando las palabras necesarias? También animaría a incluir los «chengyu» más sencillos dentro de frases simples. A partir de la lista que explico en el libro puede enriquecerse una frase con el uso del «chengyu»  más básico.
 ¿…Y un profesor?
He querido dedicar la parte final del libro a hacer referencia al uso didáctico que puede hacerse de este libro. Como también explico, detallar actividades destinadas a un grupo clase requeriría un manual en sí mismo. Tan solo he perfilado algunas ideas como punto de partida para la práctica de las cinco destrezas: leer, escribir, escuchar, hablar y conversar. Depende mucho del alumnado que ese profesor se encuentre: si son niños o adultos, si les interesa aprender lo básico para aprobar el examen o si quieren ampliar conocimientos incluyendo algún «chengyu» …
Eres profesora de idiomas, ¿cómo has aplicado tu experiencia en este libro?
Durante muchos años he aprendido y mejorado en el uso de la metodología AICLE (Aprendizaje Integrado de Contenidos en Lengua Extranjera). Aun a pesar de que el chino, al ser una lengua no indoeuropea, no se circunscribe dentro de los idiomas preferidos para el uso de esta metodología, sí que comparte, como cualquier otro aprendizaje de una lengua, la necesidad de una exposición progresiva a las dificultades de cada destreza, una graduación de la dificultad en el caso de la traducción de frases o textos, por ejemplo…. El AICLE ha estado presente en este último aspecto al elaborar los contenidos. He intentado que el contacto con las 600 palabras nuevas del nivel HSK3 sea gradual, que vayan apareciendo de manera repetida primero en frases sencillas, luego en textos que incluyen palabras de varias tablas hasta terminar en frases y textos que pueden incluir cualquier palabra de la lista. Con los «chengyu»  he intentado hacer lo mismo, aunque una frase hecha siempre es más compleja. El nivel HSK3 no permite que los contenidos sean muy sofisticados y, por lo tanto, el aprendizaje de contenidos variados es limitado. A pesar de todo he intentado tratar temas como la crisis en España, la descripción de un cantante o las diferencias culturales entre China y España.
¿Qué consejos les darías a aquellas personas que se presentan por primera vez al HSK3?
Si sirve como consejo explicar mi experiencia les diría que intenten trabajar y entender todas las frases y textos que incluyo en el libro y, una vez hecho esto, verán que tienen un conocimiento del vocabulario obligatorio suficiente como para resolver modelos de examen HSK3 de otras convocatorias con una garantía más que satisfactoria. Lo que sí es evidente es que la resolución de modelos de examen es imprescindible para conocer la dinámica del examen, coger el ritmo a las pruebas, para las que dan un tiempo muy justo en el examen, etc. La traducción y soluciones de todos los ejercicios en castellano, además del pinyin, creo que será una ayuda importante para todos. No es lo mismo estudiar un idioma tan complicado como el chino en tu lengua materna que en inglés, por muy buen nivel de inglés que tenga uno…
Has incluido una sección fabulosa sobre los chengyu, realmente esto es algo único, ¿Por qué decidiste hacerlo?
Cuando me he decidido a aprender un idioma siempre me ha parecido la parte más apasionante de esta tarea. Las frases hechas no solo enriquecen un discurso o un texto sino que muestran muchas particularidades de la cultura y de la sociedad a la que pertenecen. Considero especialmente entretenido comparar un mismo concepto y cómo se expresa en diferentes idiomas. Quién iba a decir que «ponerse un sombrero verde» en China es poner los cuernos?!!!!
¿Cuál es tu chengyu favorito?
Creo que todos, independientemente del conocimiento que tengamos de este idioma, estaremos de acuerdo en que las lenguas orientales son especialmente poéticas. Si debo elegir uno, me pareció muy gracioso y gráfico el que dice:

 sān tiān dǎyú , liáng tiān shàiwǎng 三天打鱼,两天晒网,

que actúa como adjetivo para describir a una persona que es muy inconstante en todo. La traducción literal sería algo así como «tres días pescar, dos días poner la red al sol a secar». Sí me parece importante señalar que el significado de estos «chengyu»   no está sacado de ningún libro sino que fui desentrañando cada uno de ellos en conversaciones con personas chinas que me explicaron en qué contexto se suelen usar, si son formales o informales, etc. Esa información no suele incluirse en los libros de «chengyu»  normalmente.