9780415472517Hoy os queremos llamar la atención sobre un libro de texto que se encuentra muy valorado por aquellos que lo conocen: The Routledge Course in Modern Mandarin Chinese.
Se trata de un método publicado por la prestigiosa editorial Routledge indicado para estudiantes sin conocimientos previos de la lengua. Está diseñado para construir una sólida base de chino hablado y escrito entrenando todas las áreas básicas del aprendizaje: pronunciación, escritura de caracteres, gramática y con especial énfasis las habilidades comunicativas.
¿Qué diferencia a éste de los demás métodos? La mayoría de los métodos desarrollan estas áreas desde el comienzo del aprendizaje. Así, por ejemplo, el alumno empieza a asimilar conocimientos de escritura sin apenas dominar aspectos fonéticos como el pinyin. Este método se beneficia de unas consideraciones pedagógicas muy estudiadas por Claudia Ross, profesora de chino en el College of the Holy Cross, presidenta de la Asociación de Profesores Chinos y autora de varios trabajos sobre gramática china como Modern Mandarin Chinese Grammar (2014). La profesora Ross junto con los expertos Baozhang He, Pei-Chia Chen y Meng Yeh, han confeccionado este método innovador que presenta una serie de atractivos para aquellos que quieren empezar con buen pie el estudio del chino:
1. En primer lugar, se trata de un método que hace un esfuerzo como ninguno a la hora de guiar al alumno. Tanto si el lector estudia chino con o sin profesor se agradece en todo momento las consideraciones introductorias a cada elemento de estudio despejando cualquier duda de antemano. Estas consideraciones no sólo son lingüísticas sino también culturales. Por ejemplo, antes de iniciar la primera lección se hace un exhaustivo análisis de la lengua china mostrando una radiografía básica del mapa de lenguas en China (se explica, por ejemplo, la diferencia entre chino tradicional y chino simplificado o cuales son los dialectos más importantes del país) y qué es y cómo funciona el sistema de transcripción fonética llamado pinyin. Ya en la primera lección se pueden encontrar apuntes sobre cómo identificar el apellido y el nombre de una persona y cómo se denominan coloquialmente dos personas dependiendo del grado de proximidad.
2. El elemento revolucionario de este método es la presentación separada de palabras y caracteres. Las palabras nuevas, en un primer momento, sólo se muestran en pinyin con la intención de que el alumno ponga su atención únicamente en el aprendizaje de la pronunciación, el significado y el uso. Más tarde, se van introduciendo los caracteres poco a poco. El equilibrio en la introducción de palabras nuevas en pinyin y su progresiva sustitución por caracteres está muy estudiado con la idea de facilitar la memorización. En un primer momento, las palabras en pinyin se muestran a un ritmo mucho mayor que los caracteres. La intención es crear una base amplia de vocabulario para la comunicación oral en el primer año de estudio. El primer nivel introduce aproximadamente 575 palabras y 180 caracteres.
La sustitución de una palabra en pinyin por su carácter se hace con todas las consecuencias sin que el pinyin acompañe al carácter. El punto de sustitución se realiza cuando el alumno ha asimilado correctamente su pronunciación y uso para centrarse en la escritura. El aprendizaje de la escritura se refuerza con explicaciones y guías para entender su estructura y desarrollar estrategias de escritura y lectura.
3. Otra novedad es la cuidada programación de objetivos y logros en el aprendizaje. Cuando se inicia una lección se marcan unos objetivos de aprendizaje comunicativo y las estructuras gramaticales que se van a aprender. Todo el contenido de la lección está orientado a superar estas metas depurando cualquier elemento nuevo que desvirtúe estos objetivos. Cada lección está dividida en varios módulos:

  1. Objetivos de aprendizaje comunicativo y estructuras clave.
  2. Diálogo dividido en pequeñas secciones para facilitar la memorización y la práctica.
  3. Práctica del diálogo. Se trata de actividades comunicativas para practicar los usos y temas presentados en la lección.
  4. Vocabulario
  5. Caracteres y orden de los trazos (empiezan en la lección 6)
  6. Claves sobre el uso y la estructura. Sobre la gramática y su uso.
  7. Pirámides de oraciones. Ilustran las posibilidades de combinación entre vocabulario y gramática.
  8. Pronunciación y pinyin. Indicaciones para mejorar la práctica de a pronunciación.
  9. Preguntas y respuestas. Dudas y respuestas que puedan surgir al alumno ya previstas por el método.
  10. Notas acerca de la cultura china. En ellas se pueden conocer algunas costumbres y comportamientos asociados al uso del lenguaje.
  11. Traducción al inglés del diálogo.

4. Además, el refuerzo es un elemento constante durante la consecución del aprendizaje. El método está diseñado para que constantemente se recicle vocabulario y gramática de modo que el alumno está repasando en todo momento lo aprendido.
5. Un libro de ejercicios completo y transversal. El libro de ejercicios se compone de dos grandes áreas de trabajo:

  1. Práctica de la comprensión auditiva y la conversación. Se trata de ejercicios orientados a reforzar el pinyin y la pronunciación, las estructuras gramaticales y el listening.
  2. Práctica de la lectura y la escritura. Aquí se ejercitan determinadas estructuras, la comunicación escrita y los caracteres chinos.

6. Recursos complementarios online. En vez de traer un CD de audio, la editorial Routledge ha dispuesto una web propia para este método donde el alumno puede descargar una serie de recursos para práctica. Existen recursos para estudiantes y recursos para alumnos. Algunos de los recursos son:

  1. Archivos de audio.
  2. Tarjetas de vocabulario animadas.
  3. Plantillas para la escritura de caracteres con el orden de los trazos.
  4. Ejercicios de pronunciación y pinyin

Además, el método tiene a disposición del alumno una app que se puede descargar en App Store y Google Play, llamada ‘The Routledge Chinese Character Trainer App’ . Esta aplicación instruye al alumno en los 180 caracteres del libro de texto del primer nivel a través de tres modos de entrenamiento: Training Mode, Drill Mode y Test Mode.
Estas seis excelencias derivadas sobre todo de un planteamiento pedagógico muy bien pensado y desarrollado hacen de este método un magnífica opción para empezar a estudiar chino. Si tuviéramos que ponerle una pega sería que su formato para ambos libros (de texto y de ejercicios) es un tanto un tanto grueso y pesado que no hace de estos materiales unos libros muy cómodos para el estudiante. También, aquellos estudiantes que no tengan conocimientos básicos de inglés pueden tener dificultades con este método debido a sus extensas explicaciones en este idioma.
No obstante, y en definitiva, se trata de uno de los métodos más completos y con mejor orientación pedagógica entre los que existen en el mercado.
Puedes comprar éste método en la tienda online de la librería Aprende Chino Hoy pinchando en este enlace.
  займы на карту